Mi experiencia tras un mes sin arrobas en Twitter

Hace aproximadamente un mes y medio Twitter habilitó en mi cuenta de usuario una de esas funciones experimentales de las que en algunas ocasiones tenemos noticia, concretamente una función que elimina los nombres de usuario de las respuestas y los sustituye por los nombres reales con, además, un funcionamiento algo distinto a la hora de replicar. Ahí es nada.

De estas pruebas se supo por primera vez el pasado mes de marzo cuando BuzzFeed recibió, tras publicar que la jefa de prensa de Twitter, Vivian Schiller, opinaba que tanto hashtags como respuestas con arroba resultaban “arcanos”, una captura de pantalla que mostraba de qué manera la red social del pajarito azul ensayaba en versiones alfa de su aplicación para Android la desaparición de sus característicos replies.

twitter-replies-respuestas-sin-arrobas-funcion-experimental-1

Sea como fuere, la mencionada función experimental destinada a hacer más fácil la red social para los recién llegados terminó implementándose en mi cuenta a finales de mayo a través de la aplicación oficial para iPhone y un mes más tarde, tal y como vino, se fue. Tras la experiencia de esos días he pensado que sería buena idea explicar en qué consistiría este posible cambio en Twitter según mi experiencia y comentar las impresiones que me causó.

Adiós a las respuestas “públicas”, adiós al puntito

Lo primero que me llamó la atención tras ser habilitado en mi cuenta este experimento es que, con el nuevo sistema de respuesta, el truco -por llamarlo de algún modo- de incluir un punto o cualquier otro carácter delante de un nombre de usuario para que una respuesta aparezca en nuestra cronología como un tuit más se esfuma.

Para responder con este método se pulsa como hasta ahora el icono de respuesta, se accede a una pantalla con el tuit en cuestión y el espacio para escribir la respuesta y encontramos, esto es lo nuevo, un texto que dice “En respuesta a”. Si pulsamos sobre este texto accedemos a otra pantalla con una suerte de combo con checks donde podemos seleccionar o deseleccionar los destinatarios de la respuesta (si respondemos a un tuit donde se menciona a varios usuarios) y ya, ahí se acaba todo. Colocar el puntito o lo que coloque cada cual para hacer un reply público ya no sería posible.

Los nombres de usuario siguen contando para los 140 caracteres

Tan pronto como advertí la activación del experimento en mi cuenta, empecé a comentarlo en algunas redes sociales. Algunos de los primeros comentarios que recibí al respecto entendían que mediante este sistema Twitter dejaba de contar los caracteres de los nicks, pero no: los nombres de usuario seguían contado. Resultaba natural pensar que al eliminarse de los tuits dejaban de contar, pero al menos en ese momento la función no contemplaba tal característica.

Algunas funciones requieren algún paso más

El perfeccionamiento de una interfaz tiende a hacerlo todo más intuitivo, más ágil, a simplificar pasos y este posible cambio que estaría ensayando Twitter, pese a estar pensado presumiblemente para facilitar el uso de la red social a nuevos usuarios, da la sensación de que a la hora de llevar a cabo determinadas acciones dilata los procesos.

Concretamente esto ocurre en las conversaciones con múltiples interlocutores a las que aludía al principio. Si estamos intercambiando tuits con A, B y C y en un momento dado queremos excluir a C de la conversación los pasos son pulsar sobre el texto “En respuesta a” que tendremos sobre el cuadro de texto, acceder a esa especie de combo de usuarios del que hablaba antes, seleccionar al susodicho y volver a la anterior pantalla. Antes, con borrar el nombre de usuario del propio tuit, tendríamos suficiente. Eso sí, si quisiéramos añadir a la conversación con los usuarios A, B y C un tercero simplemente tendríamos que colocar una arroba y empezar a escribir su nombre, como siempre. Dos métodos distintos, uno con más pasos que otro, para hacer algo que se supone que es lo mismo.

Si respondes a un tuit propio, tu nombre de usuario aparecerá

Desde que Twitter presentó hace un tiempo la nueva forma de visualizar conversaciones con líneas de colores tanto desde la web como desde sus aplicaciones móviles oficiales, muchos usuarios hemos aprovechado más si cabe las bondades que tiene poder responderse a uno mismo, sin que aparezca nuestro nombre de usuario, para enlazar tuits sobre un mismo asunto. Si no me acabo de explicar bien, aquí tenéis un ejemplo.

Ahora esto se acabó. El combo del que hemos hablado antes, cuando se trata de un único interlocutor, no permite deseleccionar al usuario receptor de nuestra respuesta. Una medida obvia cuando se trata de un tercero y no tanto cuando se trata de uno mismo aunque, seguramente, obedece al hecho de que Twitter no contemple el uso que le damos o no lo haya contemplado de momento en estas pruebas; todo es posible.

En resumen…

¿Me convence este posible cambio? Si tuviese que decantarme tras mi experiencia con el ensayo, que no tiene por qué llevarse a cabo exactamente de este modo, la respuesta sería algo dubitativa y estaría decidida con el corazón: no, no del todo.

Por un lado, y aunque suene muy romántico, porque creo que precisamente una de las cosas que distingue a Twitter de otras redes es su lenguaje particular materializado en arrobas en los nombres de usuarios, etiquetas con las almohadillas o siglas como RT; y por otro, y aunque por desgracia los números de la red social parecen indicar lo contrario, porque no parece que sea tan extremadamente complicado para un nuevo usuario entender que las respuestas van precedidas de una arroba más el nombre de usuario o que las etiquetas llevan una almohadilla como para tener que cambiar un sistema que, además, ha servido de inspiración a no pocos servicios.

Si el buen rumbo de Twitter pasa por atraer un mayor número de usuarios de los fieles, de los que se quedan y son activos, y la barrera son unos rasgos propios creados, popularizados y extendidos por la propia red social, ¿habrá que decirles adiós? El tiempo lo dirá.

,

4 respuestas a Mi experiencia tras un mes sin arrobas en Twitter

  1. soulchainer 23 Julio, 2014 a la(s) 22:11 #

    Ya cuando comentaste sobre esta opción (y compartiste captura, creo recordar) en twitter, comentamos sobre ello. Espero que al menos, si llega a implementarse, en la versión definitiva deje de contar los caracteres de los nombres de usuario, o todo esto me parecerá una gilipollez sin parangón.
    Otra cosa, ahora que te leo y me surge la duda: vale, para las réplicas sólo deja hacer las réplicas a esas personas y no hay narices a poder hacerlas públicas, pero… ¿qué hay de las menciones? Porque recordemos que una réplica es una cosa (es cuando pones el nick al principio) y una mención es algo totalmente distinto. Es un tuit creado desde cero, sin darle a “responder a”. ¿Ahí también se aplica esto? Porque si es el caso no me cortaré en calificar esta característica futura de soberana mierda. Además, todo esto, por lo que comentas, tiene un efecto muy negativo: corta el rollo de la discusión. Ataca a la fluidez de la misma, con todos esos pasos extra necesarios para acciones que ahora son bastante rápidas. No sé, no sé…

    • soulchainer 23 Julio, 2014 a la(s) 22:11 #

      PD: @Picuetarl sale muy guapa :3 xD

    • Toni Castillo 26 Julio, 2014 a la(s) 20:04 #

      En el apartado en el que explico que para algunas cosas se necesitan más pasos, menciono que por ejemplo para incluir a un interlocutor extra en una conversación múltiple el nombre de usuario se introduce como siempre, escribiéndolo. Pues en el caso que comentas más de lo mismo, mencionar a alguien (que no responderle a un tuit) se hace como hasta ahora, de ahí lo que comentaba, varios métodos para hacer algo que en principio se ha hecho de forma similar hasta ahora y en cierto sentido prácticamente es lo mismo.

      Aunque como también digo, con toda probabilidad está todavía verde la función experimental y de llegar a implementarse supongo que unas cuantas cosas podrían cambiar.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Twitter o el efecto de una decisión trascendental - 2 Abril, 2017

    […] Hace casi tres años, durante el mes de julio de 2014, supe qué era vivir sin arrobas en Twitter. Se sabía que la red social estaba haciendo pruebas en este sentido al menos desde el mes de marzo de ese mismo año, cuando Buzzfeed publicó unas capturas que lo demostraban, y dos meses más tarde me tocó a mí. Tuve la característica a lo largo de un mes y, de un día para otro, todo volvió a la normalidad. Las respuestas recuperaron sus nombres de usuario y sus arrobas. Todo lo que aprecié en el test lo conté aquí. […]

Deja un comentario